sábado

MISIVA 1ª

Anhelo el arropo de la luna:
Quizás o con certeza segura, este mensaje se encuentra obsoleto por caduco dos siglos. Entonces, por allá los albores de 1800 cuando una dama copaba la atención del corazón de un hombre, sin apenas conocerla, se enviaban misivas anónimas como esta historia que me inspiráis vos, y como agradecimiento a la madre naturaleza glorificada en vuestra sonrisa primaveral os transcribo:

Dicen de los trovadores de la historia de un caballero llamado Anquilas, dotado de la belleza griega, hombre de bien con sus amigos, donde no se contaba ninguna dama, pues se rumoreaba que padecía de misógino. Su odio era tal que cuando un compañero de copa, flamenco, cartas o simple borrachera se enamoraba, le llamaban débil, y lo sometía a un reto mortal. Con el tiempo los aldeanos cogieron miedo de ese hombre cayendo en desgracia, pues no encontraba consuelo entre hombres y mujeres.

Sólo, buscó la solución a sus desdichas en el fondo de una tinaja de vino. Vilipendiado por todos, entonces ya temerosos de su espada, mujeres sin cuento al respecto y vino en veneno por las venas, retó a gritos a cupido. Lo llamó mujer camuflada de hombre, dicharachero, porfío y desdeñoso con el hombre. Culpo le de su mal y desencuentro con la humanidad. Llegó a tal su demencia transitoria que mal nombró el amor llamándole frágil dolor, veneno de mujer. Cupido, ser paciente, alegre y poderoso no se dio por aludido. Tenía otros menesteres. Sin embargo la Diosa griega Afrodita le instó a ayudar a ese pobre diablo. Aunque fuese por el bien de los que debían soportarle. Así con esta instancia divina, de dios a servil encargado de tan honorable encargo, insuflar alegría en los corazones, Cupido se rindió a los deseos de la Diosa y torció el torso con el arco tenso…. Disparando a Anquilas. La flecha no erró. Que mejor manera para entender a las mujeres que enamorarse de un hombre. Así es como los trovadores finalizaban esta ofensa a Cupido, explicando como un caballero odiaba a sus semejantes que no por gusto tenían la labor de enamorarse de los hombres.

Así acabó sus días Anquilas, añorando el amor de un hombre, al cual nunca se le presentó por bello que este era. Así es como Anquilas acabó respetando a las mujeres.
Entendiendo el amor desde el otro lado…. El de la mujer.

Y así se despide un servil enamorado del amor.

¿Cavilamos?

®

lunes

SANGRE LOCURA Y DIOSES

Descubre el semen, mezclado con la sangre un poco de dolor, y mucho de locura. Si no quieres, imagina lo que quieras, mi lengua desafiante, desplegará todos tus pliegues, me quedaré con el aroma de tu sexo, y me quedaré dormido, bajo el sudor de tu cuerpo. Ahora que es de día, y la noche te reclama, no soy Dios, más necesito tiempo para recuperarme de tus embestidas, y tu caverna me vuelve a llamar a gritos. No hay más templo, que tu cuerpo, no des todo por perdido me guardo besos, abrazos un trocito de alquimia, de mis manos temblorosas para hacer olvidar el olvido lo que dolió en tu vivido. Si me dejas.... Cavilando. © Igna

martes

DIGAME

Dígame que le contesto.
¿Donde hallar el hombre?
Que culmine todos los deseos
que transitan por su mente.
Que te inunde, que te queme,
que se marche para siempre...
Y no pidas que vuelva,
una misión casi imposible,
porque tal vez esté gozando
lésbico de por sí,
con su lengua en una orgía
de placer y paladar
de senos tersos, y sin pliegues
amamantándose de ellos,
con pezones como cúspides,
y su abrigo será el calor,
que le ofrezcan otros cuerpos.


No hay Dios que pararle pueda,
pues su Dios son sus caderas
y el flujo que emite,
desde el fondo del músculo
que toda mujer ansía.

En lo más profundo de su cuerpo.

Cavilando.

© Igna

miércoles

ENVUELTA EN HUMO

 Envuelta en humo tú figura,
denotando amor y tal vez hastío,
hablando como hablas
con todos tus sentidos,

me basta una mirada
para comprender que sabes
o que supiste, tal vez
lo que imaginas,
amor de noche inquieta

revuelta entre tu humo
y mis silencios.

Tu vientre
no pudo recibir la semilla,
que tanto deseabas,
más tu cuerpo
supo de mi estado
y de mi presencia.

Cuando más lo necesitaba.

Cavilando.

© Igna

sábado

PERMANENCIAS

Los besos de tus labios me saben a poco
has de dármelos a sorbos,

entre rejas invisibles
rodeada de hojas secas y caducas

permaneces,

tibios ojos donde al mirarlos
se ve aposentada la luna
de los días que por tu vida
pasaron felices,

los besos de tus labios se beben a sorbos

como duende tembloroso
en el fondo de mis ojos,

permaneces


entre rejas invisibles
rodeada de antiguas primaveras
y soledades marchitas,

como quien mira el vacío
esperando ser llenada de rocío.

Y nunca he sido tuyo,
al completo.

Cavilando

© Igna

domingo

MIRA


Mira.

Se que estás mojada
y húmeda,
que tus pezones
se alborotan con mirarlos,
que tu piel se pone tensa
cuando lo piensas.

Que un escalofrío
recorre tu espalda,
tu mirada te delata.

Mira no se si sabrás;

Te amé desde el primer día,
resbalé tantas veces
por tu cuerpo, que tu cuerpo
lo recuerdo en abril,
sudado y húmedo,
donde se ahogan los segundos
y crecen las horas...

Mira,
mi cuerpo deseoso
de tu cuerpo.

Y tú sin darte cuenta…

Cavilando.

© Igna


martes

CINCO A.M.

Cinco de la madrugada, luces tenúes,
nadie sabrá nunca, la hora exacta,
tal vez ni tú, ni yo, ni la luna que observaba,
el olor a rosas junto a la almohada,
miradas cruzadas, hablan más que callan,
una intuición, un beso ardiente, llamarada,
mil pensamientos que se entrecruzaban,
sólo fue un segundo, preciso y certero,
todo estaba en calma, menos los deseos.

Nadie puede culpar quién fue el primero,
en quitarse ropa, quedarnos en cueros,
mirarnos despacio, tenernos enteros,
besar nuestras pieles, saciar los deseos.
Te abrazo, te beso, te acojo en mi cuerpo,
me tienes, te tengo, te beso, me tienes,
te descubro entera, me ves mis secretos.

Abatidos y desarmados, quisiéramos vernos,
llenos de placer y ternura, descansando,
sobre las horas que tus labios se posaron
en mi cuerpo, y tú cuerpo reclamaba una mirada,

pensando en el tiempo, que nuestros cuerpos
se reclamarán de nuevo, sin darnos cuenta
que ese tiempo no existe, porque mi cuerpo
te está reclamando de nuevo. Digo tu nombre.

Y digo paz.
y me sale amor,
y amo
aún sabiendo
que hay un mañana mejor.

Y tú lo sabes.

Liado entre tus sábanas
ignominia de los nombres
nación del mundo
amor sin nombre.

Cavilamos poco tiempo
el tiempo justo, para comprender
que queda mucho por dar,
y todo para recibir.

Cavilamos.

Encontró al hombre,

al otro lado del espejo
estaba el eje de sus caderas,
el epicentro del sudor
de una noches luminosa,
sus montes, sus pliegues
sus curvas sus tentaciones
y en el centro
el amor de sus amores.
Y sus flores.

Cavilando…

© Igna

jueves

AGUA NOCHE

Volcán mujer dormida,
agua noche, jineteas
por el cuerpo del deseo,
te penetran en el centro,
te abrazan sabiamente,

te acarician la vulva,
te desvían las vértebras,
el placer te reclama,
la humedad no está calma.

Irrumpo erecto en tu sueño,
te despiertas sudando,
y penetras en mí,
como bosque subterráneo
en un mar de sensaciones,

y haces que mi columna
se entregue a ti
en una erupción
de movimientos
orgásmicos,

estallando el semen
contra las paredes
de tu templo más sagrado.

Cavilando.

© Igna

domingo

HORAS

Horas,
el corazón está roto
una casa despoblada.

¿Y donde está ahora
la razón y el amor
que necesito?

El miedo es una línea
carril de soledad,
desamparada.

Debería saber de ti
ahora que te has ido,

de nada sirven mis versos,
ahora que has desaparecido.

Horas,
el corazón está roto
una casa despoblada.

Ahora tu cuerpo es una estela,
un resplandor en la hierba,
donde se recuestan otros seres,
y palpitan otras emociones.

El miedo es una línea
carril de soledad,
desamparada.

Una línea discontínua.

Cavilando.


© Igna

lunes

ROSTRO NOCTURNO


Tibio el rostro de la noche
tenía nombre de mujer,
de diferentes texturas,
de estrellas de colores
de besos encarcelados.


Abertura de una emoción
nueva y atrayente,
un jardín brillante,
un cuerpo desconocido
y unas ganas de amar
como felinos.

Una pareja desconocida
con ganas de amar
y ser amados,
tibio el rostro de la noche
cuerpos mojados, en su interior
más que en el exterior,
que hacía frío.

Y supieron amarse
como si de la primera vez
se tratara, olvidando
otros cuerpos,
y otras noches ya pasadas.

Su erotismo me llega
a componer un poema,
mientras se besan
escribo y recuerdo:

Los últimos pezones
en los labios míos,
y el rostro de la noche
cuando nos amábamos.

Sin contemplaciones.

Cavilando

© Igna

martes

EGO SUM

Corre el ego
cobarde de las horas,
tiene un precio
el beso que nunca diste,
el amor que te escondiste.

Tiene un precio,
el desdén de tus desmanes,
y recaen sobre mí,
como culpas tenebrosas,
y cristales rotos.

Tiene un precio,
el rostro opaco,
que nunca descubriste,
el orgasmo fingido,
la infame pornografía
de tu cuerpo.

Ahora que nosotros
nunca hemos sido,
las siluetas deformes,
que imaginamos:

Nos ponen precio
e ignoramos
lo que valemos.

Corre el ego
cobarde de las horas,
y la antología
de una tasación
sin nombre.

Cavilando...

© Igna

jueves

REFLEJOS DE LUNA

Se te refleja la luna
en el costado derecho,
de tu cintura.

Te beso,
mientras en mis
noches calladas y solitarias,
miro la luna,
y estás de espalda,
reflejada en mi mirada.

Hay una entrega constante
de imágenes claras
a noches oscuras,
unas venas
que golpean fuertemente
el cuello,
que palpitan más de lo que deben,
y un sombrero que oculta
tu silueta femenina,
alrededor de la luna.

Se te refleja la luna
en el costado derecho
de tu cintura.

Te me reflejas,
a oscuras…

Cavilando.


viernes

ECLIPSE

Hoy
precisamente hoy,
que mis manos
atrapan tu calma.

Hoy;

precisamente hoy
que tengo ganas
de llorar, junto
a tu cama, hoy
tengo tus ganas.

…Y estás lejana.

Cavilando.

© Igna

miércoles

RAÍCES

Tu sexo, agridulce
sin metáforas,
penetra en mí,
cabalgando
las raíces más profundas
de mi cuerpo.

Existe un camino mágico,
entre el mar y la montaña
y un infinito espacio,
donde se esconden los actos.

Estallan mariposas
entre mis piernas,
y tus labios rosados,
en mis labios
hacen mella.

Cavilando.

© Igna

viernes

INFIEL


Porque tiene que llegar
ya no la espero
ni pienso en ella,
aunque se que está
a cada instante.

Y tarde o temprano
me atrapará
y dejaré seducirme
para siempre.

La he ganado la batalla,
de unos años.

Y mientras tanto
duele tanto el dolor,
de su ausencia...

Que le sigo siendo infiel,
porque tiene que llegar,
y no la espero.

Cavilando.

© Igna

lunes

SENSACIONES

No guardaré el amor
que no ha sido
fiel,
compañero de mis tardes
de estío,

con los cristales
en la mirada,
y la mirada perdida
en el amor,

empañaré
los cristales,
y no dejaré
que la ciclotimia
me abandone,

pues no hay estado
más puro para componer,
que los ciclos de tus estados,
impuros.

Cavilando .

© Igna

jueves

AMOR DE OTOÑO



Este amor de otoño
de tango al descubierto,
hojarascas secas,
y mañanas húmedas.

La hora es esa,
la mirada triste
que se aprisiona
entre los dedos,
y se retiene
en la mirada inerte.

No suelo preguntar
como se va la noche
y se van mis días.

Este amor de otoño
de reencuentros
hace que me nutra
de atesorados recuerdos.

Rompió mis razones
las cadenas oprimidas
y no dejé de ser yo,

el que siempre he sido,
un amor al descubierto…

Cavilando de regreso.

© Igna




TIERRA Y BARRO


Este blog cumple mañana dos años, es hora de un descanso, os dejo la puerta abierta, yo estaré dentro o quizás vagando, descansando, entrar sin llamar.
Hasta la vuelta...

Miro el instante que el
paso del tiempo ha dejado,
el silencio nocturno,
el de la sangre
que recorre mis venas,

el calor perdido
de un abrazo
entre tus labios,
la sed que me produce
el vuelo de tu falda,
el sexo que imaginé,
la realidad que me desborda,

la imaginación
que me gana la partida,
no hay vuelta atrás,
quedaron atrás
nuestros mejores años,
los que han de llegar
serán fuentes de mi hoguera,
pasto de mis llamas,

mis huesos serán polvo,
o quizás serán barro,
o quizás sea tan sólo
un sustantivo,
mezclado con un adverbio
de tiempo entremezclado,
un verbo,
podría ser un verso,
y dejar caer todos mis pecados,
en el aire,
o en el mar,
o en el propio barro,
pues no hay Dios que los juzgue.

A pesar de mis años,
mis cabellos canos,
y mis recuerdos
que considero intactos.

Cavilando.


Yo soy, solo el Dios
de mis propios aciertos,
o de mis fracasos.

© Igna

sábado

EXHALACIONES

Hay secreciones
que mi cuerpo exhala,
relativo paladar
de sexo húmedo
relajado,
después de una noche de pasión,
al día siguiente,
queda el celo y el recuerdo.

Tanto amor, en cada entrega
tanta poesía echa carne,
que alborotan los sentidos
y se revela mi sangre.

© Igna

TIERNA ESPUMA

Sobre tierna espuma
en ingrávido vuelo
tus palabras van cayendo,

losa tras losa
pesan sobre mi recuerdos,

en un grito tan desnudo
y tan absurdo,
como lejano
te pienso,

sobre tierna espuma
en ingrávido vuelo,
tus palabras van matando
mis recuerdos,

los que un día fueron
míos
tuyos
nuestros.

Espuma evaporada
de mis sentimientos.

Cavilando.

© Igna

martes

INSTINTOS PRIMITIVOS

Descienden mis
manos desnudas
por entre tu piel
dormida,
arrancándote tus sueños
robándote tus pasiones.

Palpan a menudo
mis placeres
con tus manos
mis instintos
primitivos,

bajo el epicentro
de la epidermis
se queda mi humedad,
dormida…

Y despierto sueño
lujurioso,
con tu coño húmedo.

Cavilando.

© Igna

sábado

CAVILANDO

Es cierta la noche
cuando se intuye la luna
desnuda,
firme en el verso y palabra
las estrellas y esos brazos
que tanto nos delatan.


Un leve sudor
al compás de su cadera
presta su fisura,

para dar cabida
a la semilla de vida
en un flujo que no para.

Y silencia el alma
lo que el cuerpo clama.

Cavilando.

© Igna

martes

PIEL Y POESÍA


Soy piel y soy poesía
soy el que sueña
el que suspira frágil,
y alza su alma al aire
soy sol y soy aire,
su canción de mediodía
soy la espera agradecida
de quien espera
un nuevo día.

Tú eres la estrella
ella es el viento,
la que convierte en
torbellinos
mis sentimientos.

Cavilando.

© Igna

viernes

RITUAL

En este ritual pagano
que es hacerlo
sin rozar mis manos.

Cuando estamos juntos,
mis pasiones se desbordan,
cuando estoy a solas
sigo desbordado,
cuando silencio,
nunca estoy ausente.

Es ese instante sublime
que mi piel te recuerda
cada día a la misma hora.

Tus labios húmedos
y mi lujuria desatada.

Cavilando...

© Igna

miércoles

Y CAE

Y cae
la lluvia de primavera
mojándome, como tú

entre las piernas
aroma salvaje
pasión sin límites.

Recojo el néctar
de tu cuerpo,
cuando la sed se
haya dormido
volverá a llover.

Regando tu
cuerpo de olvidos.

Que duelen.

...Y cuando me haya saciado
de todos los besos no dados
volverá a llover
sobre los cuerpos templados.

Cavilando.


© Igna

domingo

FLUIDOS

Si no soy capaz
de leer tu mirada
de saborear tu palabra,
de amarte en silencio
para huir de mi nostalgia
y encerrarme entre sus versos,
¿Valdrá la pena recorrer ese tu cuerpo?

Aprendí el camino
de recorrer muslos agrestes,
trepé hasta la cima de los montes,
me mojé con los fluidos de sus labios,
y fui aprendiz y sabio en ese instante,
y vuelvo a recorrerlo con placer,
cada vez que puedo,
pues no hay camino más cercano,
que el de mi lengua a su cuerpo.

Cavilando.

© Igna

miércoles

REQUERIMIENTOS

Requeriría de usted,
la caricia en su estado puro,
el beso intuido,
un despertar en su vientre,
un sueño en su almohada,
una noche,
tal vez, unas cuantas,
o unos cuántos años,
no importa la hora….

Requeriría de usted,
la palabra amor
susurrado entre los labios,
su sexo húmedo,
y su mirada transparente.

Mirando un mar se sensaciones
que por lejanas, son tan cercanas
que la requiero, si pudiera ser
ahora, en éste preciso instante.

Hace tiempo que dejó
de importarme su pureza
y debería saberlo
o tal vez lo sepa.

Cavilando

© Igna

domingo

ENTRE VELOS


Cuando el silencio
se apodera de la noche
la palabra se esconde
y surgen las dudas,
aquellas, o estas
pero las dudas,
de no saber que escribir
o saber si queda amor,
para quien escribir...

Entonces escribo
para mi amor,

desnudo de palabras
el alma en llamas
el corazón entre velos
y el cuerpo en celo.

© Igna

miércoles

TE HAGO EL AMOR


Te hago el amor,
alojado en mis pupilas,
cuando quiero,
a toda hora,
y cuando puedo.

Te hago el amor
aunque te eche de menos.

Me desnudó la carne,
la fisura de terciopelo
de tu entrepierna,
jadeante, sin un solo poro,
abierto a la luz
plena del todo,

te inundó,

al terminar, un soplo
de humedad ya marchita,
recorría tus nalgas.
Aún era de noche
y seguía con la resaca.


El amor fué largo
en un instante corto.

Cavilando entre tus nalgas...

© Igna

sábado

FUGA

Fuga,
de la mañana
sin aire,


casi sin aire
respira,

su aliento
me llega
tan cerca,
que respiro
la misma fuga
el mismo aire;

respira,

dejándome su aliento
entre mis labios
hay un suspiro común
una cercana ausencia,

brote manantial de vida
cada mañana,
y lleguen a ti

mis suspiros.

Por tu ausencia callada.

© Igna

martes

QUIÉRE-ME

Quiéreme
una sola vez
de forma anónima
sin nombres ni poesías.

Quiéreme a solas
desata tus fantasías
libera tu letargo
acércate a este día.

Quiéreme en silencio
haremos nuevos versos
de besos y caricias.

Hablar de lo pasado
acercando el presente
huyendo de los miedos

enlazando sentimientos.

Cavilando.

© Igna

sábado

DETRÁS DE UN GRAN AMOR


Detrás de un gran amor no queda nada
la suave brisa renueva el aire,
la bruma espesa de la sangre removida
las noches engarzadas ya pasaron,
el olvido movido por el viento zumba
alejando tu belleza hacía otro mundo,

el gozo se ocultaba entre tus piernas.

Una puesta de sol nueva,
un nuevo iris transparente.

Detrás de un gran amor no queda nada
las miradas se las lleva el viento,
bebiendo de la luz y desde afuera
todo se intuye diferente.

El dolor difuso, del amor se diluye
engendrando recuerdos,
que nunca fueron nuestros.

Entre mis piernas.



Cavilando ....

© Igna

miércoles

PENTAGRAMA

I
Toda una vida para conocerte
dos veces, bella la vida
cuatro veces, breve,
tres veces, intensa y dura,
unas veces te adormece
otras te desvela gratamente.

II
¿Hace cuanto que te espero?
Nunca pensé conocerte,
conjuro en las esquinas
de la noche, velo,
la figura de tu silencio
se me agolpan los presagios,
un peso gravita en la sombra,
nada cambia, nada vuela,
nada es tan simple, tan hondo.
nada es tan nada, y sin embargo
te acecho.

III
Regaré la humedad de tus ojos
encriptaré el resto de tu cuerpo,
huelo tus susurros, y a lo lejos,
se me encienden las hogueras
del deseo, me pasaría horas
viéndote callar, hoy el tiempo
a destiempo, fue mi aliado,
para escribirte unos versos.

IV

Ahora que impávido me has dejado
con la llegada de tu amor,
con la misma ilusión,
con la que vivo,
pegado a los silencios de tus labios,
y a los silencios arabescos de tus ojos.

V
¿Porqué callar los sentimientos?
Ahora….

¿Cuanto tiempo me esperaste?
Cuanto…
Mirando una puesta de sol.

Disintiendo y cavilando.

© Igna

sábado

SOY DE TÍ_QUE NO TUYA

Soy de ti, que no tuya,
que la palabra posesión
nunca me agradó,
aunque me agrade poseerte.

Trepo sigiloso hasta tu pecho
hasta llegar a la cima candente
donde mi lengua se pierde,
y se enciende la llama
que me lleva de nuevo a poseerte.

Soy de ti, que no tuya
cuando me dejo poseerme
y dejo que mis sentidos
se alboroten plenamente.

Soy de ti, felizmente.

Cavilando.

© Igna

miércoles

NEGARTE

Podría odiar a mis sentidos
y negarme a mi mismo
olvidar el camino recorrido,
y volver a renacer en el
olvido.

Bien sabes que hay vacíos,
y no hay silencios
vivimos entre la realidad
y los sueños, la memoria
es el aliado eterno,
de nuestros sentimientos.


Porque se me escapan
los besos, cuando respiro,
y me llegas cuando sueño,
aunque no te vea, siempre
te tengo,

porque se me escapan
los besos de mi boca
y van a parar a tu boca,
porque llevo impregnada
la piel con tu nombre.

Podría odiar a tus sentidos
y negarte,


más no tiene sentido,
jamás serás mío.

Cavilando.

© Igna

domingo

LIENZO DESNUDO


Desnudo lienzo
de tu libre piel
de saberte toda
de quererte libre,

amor de dos alcobas
donde posas el amor
en una, y en otra
tu piel descalza
acariciando estrellas.

Lejanas…

Desnudo lienzo
para tu boca.

Cercana…

© Igna

jueves

AMOR DIABLO

Quebradiza la piel
de los surcos de tu carne
cuando tratas de abrazarme.

El diablo del amor
entre mis dedos
se entrelaza, y

te busca vagamente
entre recuerdos olvidados
y entrelazando recuerdos
se me quiebra el alma.


Cuando tratas de abrazarme
mis sentidos se revelan, y
revelando sentimientos
los surcos de tu carne

hago míos.

Cavilando….

© Igna

lunes

UN INSTANTE EN LA PIEL DEL SILENCIO

Miro los iluminados trazos de tu rostro
mi lengua pregunta, como será el tacto
de tu piel,

juego con mi memoria para olvidarte
y luego trato de recodarte de nuevo,
es entonces,

cuando un espasmo suave
recorre mi espalda,
un temblor ligero

es entonces,

cuando mis manos

acarician tu templo.

Desde mi silencio.

Cavilando.

© Igna

sábado

MIL VECES




Mil veces fui negado
por el frío aliento
de tus labios

otras tantas abandonaste
mis sentimientos
a la pura suerte

y otras tantas más
no encontraste
el camino adecuado
para comprenderme.

Podría haber sido feliz
como un río sin fin,
y verdaderamente
lo he sido,

más nunca contigo.

© Igna

miércoles

MANCHA SIN CONTORNO

Mancha sin contorno
piel opaca

cuando me abrazas
tan lejos y distante

amante silenciosa
amarte no es castigo
injusto es no tenerte.

Tiemblan mis sentidos
calladamente esculpo
tus versos en mi voz.

Piel opaca
deja de abrazarme
injusto es el camino

y no hice mal
para merecer este castigo.

Cavilando….


© Igna

lunes

PRESAGIOS


Presagio en un instante puro
sin luces de tiempos pasados
ni presentes a oscuras
un tiempo que no marca el calendario
pasados desterrados de amargura.

Si el recuerdo permanece en un instante
con tu permiso pienso y vivo
pensándote a cada instante.

Para ti yo quiero cada día
el amor que nunca olvida
la vida no me pasa ni me pesa,
vivir no es necesario
el verso es osadía, canción de días,

tránsito por la árida ceniza
de la sed y la ternura.

No le queda tiempo al tiempo
para presagiar al olvido lo escondido
___________________
demasiado es lo querido.

Cavilando.

© Igna

sábado

SÉ QUE ESCRIBÍ CARTAS

Se que escribí cartas
que nunca llegaron
te decía te amo,

compuse poemas
con la luna llena
bajo las estrellas,

se que escribí cartas
que nunca llegaron.

Nunca se enviaron…

Cavilando.

© Igna

miércoles

MORDIÉNDOTE LOS LABIOS


Rociándote tus más íntimos secretos,
de nubes blanquecinas
entre sábanas rosas,
acariciando tus pechos
mordiéndote los labios,

y si duele el amor
que el amor, el querer

se lo lleve el recuerdo
a las sabias pupilas
de tus ojos.

Busco en el adentro de mis ojos
de esta vida ya vivida,
me invalida el olor de ese tu cuerpo,
mi apariencia, mi certeza,
de que existió la emoción
de saberte haber querido,
ahora que mi vida
se va por otros caminos,

y no sueño con que vengas a buscarme,
las razones me encaminan
al instinto primitivo, y
caigo en el sueño, de lo que nada fue,

de lo que nada es,


entre sábanas rosas
mordiéndote los labios.

Y si duele el amor
que me duelan los ojos

de llorarte...

© Igna

domingo

DESTIERROS

Hoy
un día como otro cualquiera,
agazapado en mi propia sombra

sin tu luz,

lloran los sentimientos
cala honda la tristeza
enmudecen los sentidos,

sin tu voz hoy
no escribo poesía.

Es lenta la agonía
y triste el destierro.

Cavilando.

© Igna

jueves

EMBRUJO

Amortájame en tu espuma
divide la ansiedad que me invade
aúlla en la noche,
ven a mi encuentro
yo tengo la luna que buscas
y el embrujo de los sueños

_________________que tú

sueñas.

Cavilando.

© Igna

martes

JINETES NOCTURNOS





Abierta de piernas
esperando;

un soplo brutal
hasta tus encantos,

me agrada mirarte

cuando te explicas
tanto y tan claro.

Sin decir una palabra
solo esperando.

Un orgasmo que se reduce
a unos instantes de espasmos.

El monte no es de Venus
hoy lo hago mío
tuyo, nuestro,
para cabalgarlo
a pelo.

Descalzos entre la tierra.

Cavilando.

© Igna

domingo

IMAGINA QUERIDA

Querida:

Imagina,
como quema la ausencia
cuando la ausencia perdura.

Imagina además
como mata el silencio
en tu ausencia,

y el silencio no expira.

Tendría que explicarte
el sonido del viento,
recordar en tu cuerpo
los orgasmos sentidos

todo lo que llevo dentro,

y no tengo palabras.

Imagina querida…

© Igna

jueves

SU_MISIÓN


En el suelo, con las rodillas clavadas
por el polvo del camino,
así te miro con los ojos cerrados
de placer, y enterrando el cuello
entre mis piernas, cabeza gacha.

Las manos arañadas
de apoyarme en tu espalda
el peso de tu cuerpo contra la tierra.

Con tu garganta mojada
esperando, sin hablar
lo que siempre has deseado.


Así te miro
presa de esta noche mía


sumisa,
como tú,
como yo,

como los dos queremos.
Sin tapujos de por medio,
hembra de ésta noche...

Mía.

© Igna

miércoles

VERTEBRAS DEL VACIO


Las vértebras
se hicieron
cóncavas
luego convexas,

así mil veces
hasta parir
este poema
que me llena.

Y no quedé extasiado
de tanto pensamiento
más al contrario,

volvería a recorrer
ese cuerpo,
que inspiraron
estas letras.

Y está cerca
el ombligo de su mundo
el cordón umbilical,
que se mece en un vaivén

de sentimientos

____los que me inspiran.

Su cuerpo.

© Igna

domingo

DUDAS


No se
si siento
ausencia

si siento
mis sentidos

o es el sentido
de la ausencia
lo que me hace
estar vivo.

¿Quién tiene la respuesta?

Cavilando.

© Igna

IRRADIA PURA CADERA

Irradia pura la cadera
que mece mis manos,
se retuercen los ecos
hablaremos de mañana,

pausadamente
sin prisas,


de la misma forma
y con el mismo auge
que tus manos,
recogen los ecos
de mis palabras.

Irradian puros los poros
de tu cadera,

y no hay mañana más lejos,
que los ecos lejanos
de tus manos.

© Igna

viernes

CAMINOS PERDIDOS

Al fondo entre las mareas
impalpable espacio,
el agua de los lagrimales
me solloza.

Donde el amor pierde el ruido,
aún sin ti, estoy contigo.

Así es la vida, única y absurda
como perra en el abismo.

¿Quién me ha robado las llaves?

…Del camino recorrido.

© Igna

miércoles

SABEN A MIEL LOS RECUERDOS

    Tienes un hueco mujer
    donde habita el silencio
un minuto mirándote al espejo
para descubrir
que aún quedan ganas de amar
sentir, vibrar, temblar

con tu mano izquierda
refugiándote en tu sexo
saben a sal, los poros
de esa parte de tu cuerpo,

los besos que imaginas
el cuerpo que deseas,
el fuego que se esconde
la caricia intuida.

Tienes un hueco mujer
para descubrir tu cuerpo
mientras la mano derecha
acaricia mis deseos,

un minuto inacabable
por el edén de tu cuerpo.


Saben a miel los recuerdos.


© Igna

lunes

ALAS


No necesito dar saltos
desde la tierra hasta el cielo
ni alas para llegar al firmamento
al cerrar los ojos siento.

No preciso alas para volar
ya voy cogido a tu cuerpo
desde que el tiempo fue
nuestro.

Gime la herida oxidada
sangrante llora por dentro
desde el instante preciso
que todo dimos por muerto.

No preciso alas para volar
ya voy cogido a tu cuerpo
aunque el tiempo
____________

no sea nuestro.

Cavilando sin secretos.

© Igna



sábado

ESPECTRUM


La vida es un reflejo de lo que somos

un espejo deformante de la realidad

a veces la vida pasa de largo
la muerte bulliciosa se abre paso
impasible,

dejando los espejos:

rotos.

© Igna

jueves

DESGARROS

Desgarro el mapa con las uñas,
miro desde el vértice más alto
te veo a lo lejos,

te pienso

también lo intento desde el océano
desde una orilla hasta esa playa
me parto los brazos en el intento,

vuelo

cruzando constelaciones
viajando entre nubes altas
se me desata el alma del cuerpo.

… Y nunca llego.

Me queda el sueño
siempre te veo
y no te alcanzo.

Pero te pienso.

© Igna



lunes

NOCHES LENTAS


Muerde fuerte mis deseos
aprieta con fuerza mi voz
mójate los labios de amor,
amamanta amaneceres
déjame saciado y seco,

el viento en mi cara
tocando tus piernas
las noches sin prisas
calientes las sábanas.

Y no recuerdo si fue ayer
o ha sido hoy,
o esté soñando en mañana.

Vuelve a resbalarte
en mis sentidos
a recorrer palmo a palmo
mis ayeres, a decirme
entre silencios que me quieres,

ha llegado el momento
que no se donde guardar
__________tanta tristeza.

Y no estás,
entre mis piernas…

© Igna

viernes

TANTO

SABINA- 69 PUNTO

El corazón me pesa
de pensarte tanto

tanto,

tanto es lo que estoy amando
que no siento cariño,

siento un desgarro
como cuando te desgarras.

Tanto que te estoy amando
tanto,
y tú ignorando tanto,

tanto que mi corazón me pesa
de despreciarte tanto.

Tanto y tu me sigues amando.

Cavilando.

© Igna


miércoles

LA PUTA DUDA

Duele la duda
duda desnuda
en mi mente,

porque tal vez seamos
o tú y yo seremos
besos por todos los lados
menos en mi boca,

porque pago el precio
de unas putas palabras
pronunciadas el día,
que surgió la duda
duda desnuda,

de sobras sabes que
sin remedio te amo
intensamente,

que enciendes en mí
una pasión sin desenfreno
brasas de hielo
de fuego en el cuerpo
corazón y alma.

Y de mí todo
sin temor me entrego,
justo en ese instante
surge la duda,

la puta duda
de saber
si es que me quieres.

O eres la puta
que se acerca a mí
para follarme la pluma.

Y si es así, permíteme
ser tu complemento.

© Igna


No esperaba tanto y tan agradable de vosotros, gracias de nuevo.

viernes

VEN

Ven
aún me quedan instantes
para mirar la punta de la luna
juntos.

Ven
enrédate en mis piernas
pinta mi pecho de malva
no digas nada,
y ámame.

Ven
hazme creer que el amor
existe,
miénteme si quieres,
y dibuja un poema
de amores irreales.

Ven
yo tengo las lágrimas precisas,
laten lentamente en mi interior,

déjame llevarme
suplicante hasta tu boca,
no digas nada,
pídeme un poema.

Déjame engañarte nuevamente
diciendo que te quiero,
y miénteme de nuevo.

© Igna



miércoles

SIN RESPIRO


Me agrada el olor
del olvido de tu piel
la sensación amarga
de no ser tuyo,

la consideración previa
de lo que nunca fue nuestro,

la debilidad humana
del recuerdo postergado,
la tibia sensación que queda
después de haber querido,

nada es comparable,
a la sensación de saber.

que se puede amar de nuevo.

Sin respiro.

© Igna

lunes

DUDAS


No se
si siento
ausencia

si siento
mis sentidos

o es el sentido
de la ausencia
lo que me hace
estar vivo.

¿Quién tiene la respuesta?

Cavilando.

© Igna

sábado

ÁCIDO BLANCO


Amanece bajo un gris pálido
mis ojos entrecerrados
buscan el tono adecuado,
para mirarte despacio.

Para mirarte despacio
recorriendo tus pupilas,
desde ese ángulo ácido
que se fijó en tu mirada
cuando te estaba soñando.

Ácido líquido blanco,
sabor amargo
adornando el sueño.

Despierto soñando
mis ojos en blanco.

Blanco de papel amargo,
donde me dejo un instante…

O la vida cavilando.

© Igna

miércoles

LA NOCHE ME TOCÓ LA ESPALDA

La noche a su paso me tocó la espalda
su sombra alargada rozó mis entrañas
mis dedos furtivos buscaron tu falda,
cuando tú no estabas.

De entre los recuerdos inventé un mañana
dibujé tu cielo junto a mi ventana
iluminé tu estancia, intuí que estabas
pecados ansiosos buscaban tu calma.

Al cerrar los ojos dibujé tu cara
mis labios ansiosos buscaban tu alma
en la mar en calma dejé los recuerdos
del fugaz instante que me regalaras.


La noche a su paso me tocó la espalda

cuando tu no estas

yo te sigo amando.

Sigo dibujando.

Ya ves______

Cavilando

© Igna

domingo

DESNUDA

Desnuda

por la calle del deseo
al filo de medianoche,

mis dedos
buscan ese instante
juegan con mi cuerpo,

hembra hambrienta
en busca de la nada

porque todo,
vuelve al mismo instante
de antes.

Ternura,
vacía la boca
entre algodón de sábanas
manchadas,

de deseos
indecentes

piensan...

Y vuelvo a olor mis dedos
y sentir mi cuerpo,
me llama
el fuego.

Del deseo.

Cavilando.

© Igna

viernes

RAZONES ETÉREAS


No hay una razón aunque la busque
etéreo de por si
a veces me pregunto porqué
la sombra es alargada

y veo la luz,

cuando la encuentro

te miro y no te siento.

No hay razones para obviarte
cuando miro tu sombra,
tu sombra me reclama

y no acudo.

Jamás caminamos tan juntos.

© Igna

jueves

ME VA LA VIDA EN ELLO


Tendida
como alas al viento,
jugando entre las nubes,
me excitas.

Abriendo
tus delicadas piernas,
enseñándome
tus grutas más profundas,
en ese universo de tu cuerpo,
me excitas.

Solo de pensarlo,
mi vida,
se me va la vida en ello.

Tus senos
dos islas en alta mar
por el que navegan mis veleros,
solo con mis dedos,
se me va la vida en ello.

Tendida esperando mi amor,
me dices que este verso es el más bello,
más te equivocas, estoy en ellos,
quiero que me digas; amor amado amante,
no hay nada más preciso en éste instante,
que gozar de tu cuerpo,
mirar tu sexo, abrazar tus senos,
acurrucarme en tu lecho,
por todo ello:

Se me va la vida en ello.

Amor me das a cada instante
solo recordándote,
navegar en tu cuerpo susurrante,
plantar raíces en tus grutas más oscuras,
y perderme entre amor amado amante.

Se me va la vida en ello,
solo recordándote,
me excitas.

Me va la vida en ello,
cuando te digo te amo,
y no permanezco a tu lado.

Cavilando.

© Igna

martes

EXTENSION PRIMERA

Una extensión de lo tuyo
tu cuerpo frente a mi cuerpo
en la humedad del silencio.

Del acople de las almas
las palabras escondidas
deseos, gotas de rocío.

Mientras mato a sangre fría
cuando me encuentro contigo
el deseo de retenerte.

Tus manos en mi cadera
y mis caderas ardientes
cuando mis manos te sienten.

Cruel la espera y la agonía
de pensarte y no tenerte
y de escribir la poesía
cuando te encuentras ausente.

Cavilando.

© Igna


lunes

TESTIGOS

He de pediros perdón
de tanto en tanto mi pluma
escribe sin mucha cordura,

los humanos pecamos
de sentir ardientemente
la tinta entre nuestros dientes,

las palabras fluyen sin recato
haciéndonos pasar malos ratos.

El viento silba añoranzas
mi pecho lo oprime ardiente
cuando te encuentro ausente,
y mi pluma abiertamente
se empeña en recordarte
saciando tus añoranzas.

Soy testigo que en mi pecho
con tu recuerdo sincero,
más parece una queja
que un lamento entero.

Yo soy sincero conmigo
no me olvido del olvido
te llevo siempre conmigo,
cuando te digo te olvido
te estoy diciendo te quiero.

Tan sincero soy contigo
como lo he sido conmigo.

© Igna

sábado

ESPECTROS

Quise ser espuma
para rodar por tu cuerpo,
llama candente,

fundirnos en un intento
nube de espuma,
fuego en tu vientre
espectro real
silencio inerte,

quise ser espuma
rodear tu cintura
cúspide secreta
de mis desventuras.

Apuntan al norte
caricias rasgadas,
y me encuentro al sur
de tus horizontes.

Cavilando.

© Igna

jueves

DOLOR


Siento perder parte de mi vida
lentamente
contemplando tus heridas
fugazmente
desde aquí, donde el espacio
se pierde,
desde allí, lejanamente me llegan
quejidos,
no siento el dolor que emano.

Siento,
el dolor que produce la ausencia
lamento,
todo lo que no pude ofrecerte
y me río,
del dolor propio, ese que no mata.

© Igna

martes

RESPIRANDO PASIONES

Empapado de olvido tan sólo
con los besos que nos dimos
recordando una despedida
que nunca existió

escribiendo con lágrimas de plata
uniendo lazos continentes y mareas
te me apareces en forma de aire
diciéndome adiós

¿No pudiera ser?

Que éste del otro lado

¿Fuera tu yo?

Empapado de olvido
viviré estando a tu lado
respirando esta pasión.

Empapado del olvido
siempre me encuentro contigo,

te pareces a mi yo.

Jugando a ser

siempre tú.

© Igna