domingo

LA VIDA ME SABE A ELLA















Me sabe la esencia de la vida
a pasos lentos, por eso
de que dejan rastro,
y no claudican con lo que
se encuentran a su paso.

La esencia de la vida me sabe
a noches dulces, pasados años,
donde jugar a ser mayor era
perder la inocencia
de los ocho años.

Ahora que mis cabellos
se vuelven de color de nieve,
y mis pensamientos se atrasan
a lugares tan recónditos,
que tengo que hurgarme
hasta las narices para recordar

me acuerdo de ella ,

y sueño con futuros imperfectos
pretéritos pasados
y conjunciones que nunca
se hicieron realidad,
ahora que el tiempo es pasado
la esencia de la vida
me sabe

a muerte, y amores
desgarrados.


Cavilando.

© Igna