martes

DETRÁS DE UN GRAN AMOR

















Detrás de un gran amor no queda nada
la suave brisa renueva el aire
la bruma espesa de la sangre removida
las noches engarzadas ya pasaron
el olvido movido por el viento zumba
alejando tu belleza hacía otro mundo
el gozo se ocultaba entre tus piernas

una puesta de sol nueva,
un nuevo iris transparente.

Detrás de un gran amor no queda nada
las miradas se las lleva el viento
bebiendo de la luz y desde afuera
todo se intuye diferente.

El dolor difuso, del amor se diluye
engendrando recuerdos,
que nunca fueron nuestros.


Cavilando.

© Igna