lunes

OLEADAS

Oleadas de palabras,

vienen y van,

en la triste soledad.



En los largos inviernos,

en la Aurora Boreal.



Las sombras ocultan,

sobre los atardeceres.

Los amaneceres.




Lloran los recuerdos,

melancólicos, innatos.



El corazón en un plís,

retorna al plás,

el reloj en un tic,

reclama el tac.

La mirada tierna,

del hombre que llora,

anuncia en su rostro,

las nuevas auroras.

Cavilando.



© Igna