viernes

MITOS

¡Silencio! Que llegó la muerte
y quiere tomarse un descanso la vida.

Ya se esta quitando sonrisas de encima,
tal desprecio, de melancolía…
Se siente cansada, entre tantos lamentos
que dejó caer, en pleno movimiento…
Sobre la tumba
Llenita de flores…
A sus pensamientos.

Cada quién perdió la agonía
y ella, a su vez… Estremecida entre estancias.
De gloria infinita.
Dios consagrado, que se lleva consigo la propia ironía…

Déme su mano, su pan, o su vino
Si tanto nos damos…No le importará darme de sus estíos.
Ni de sus panes ni de sus vinos.
Ni de sus males adormecidos…
Ni de su muerte…para dormirnos.

No, ¡No es que quiera morirme!…
¡A ver si me entiende! (Al dios infinito)
No quiero la muerte por astucia divina…
Pero no le temo a seguir dormido
Frente una vida…

Llena de mitos.

Tu estas en los cielos,
Ya ves, ¿Desde donde te escribo?
Santifiquemos, hijo mío
tu nombre y el mío.
Así moriremos ciertamente…
Tranquilos.