lunes

OLEADAS

Oleadas de palabras,

vienen y van,

en la triste soledad.



En los largos inviernos,

en la Aurora Boreal.



Las sombras ocultan,

sobre los atardeceres.

Los amaneceres.




Lloran los recuerdos,

melancólicos, innatos.



El corazón en un plís,

retorna al plás,

el reloj en un tic,

reclama el tac.

La mirada tierna,

del hombre que llora,

anuncia en su rostro,

las nuevas auroras.

Cavilando.



© Igna

miércoles

INDIFERENCIAS OPACAS

Y vuelvo
a sentir _______________
la misma indiferencia opaca

que un día no muy lejano
en los poemas
quedaron reflejados.
las indiferencias de los seres humanos

mirando las cartas de amor
que nunca me llegaron

después de haber sido tu esclavo
vuelvo a sentir,
la misma indiferencia opaca
que sentiste por mí.

Y vuelvo,
con indiferencia
a ser el mismo de siempre.

Ese…
Ese que tú miras tan indiferente.
Ese…

Mientras tanto tú,
sigues siendo esclavo
de tu aptitud.

Mientras tanto yo
sigo esperando
esas cartas de amor.

Ese…
Al que tú llamas yo.

Cavilando.

© Igna

martes

AIRES TRANSPIRADOS

Desde aquel momento preciso que el destino aullando como lobo hambriento,
decidió unir estas dos almas confrontadas en el espejo que nunca existió, ese que imaginamos desde la distancia que separa un océano, de tu querido rostro, a mi esparcida piel un espacio compartido en horas de amaneceres inquietos, soñando despiertos trenzando el eterno dilema de saber si soñamos despiertos o vivimos soñando, o tal vez estemos vagando en el mismo infierno.
Querida tu voz se quedó adherida a mi oído, te escucho siempre, siempre me llega un te quiero, aunque estés en el silencio, te imagino descalza sobre la arena de esas playas que siempre imaginamos, tus huellas son huellas que no borra el agua, ni el tiempo, tu voz navega a través de ese océano imaginado.
Nunca lo real ya sabes me fue tan transpirado como el agua que encierran los océanos transitados.
Aún no nos toca querida, aún no, quedarnos sin aire para compartir, una vida sin ti, nunca la imagines así.
Me he bebido de un trago todos tus amores, y en esa soledad innata, las palabras pueden mas que matan, y de nuevo como un conjuro se me amontonan los días, entre tu lecho y el mío, todo un mar de sensaciones que descubrimos un día, como pasa la vida en un instante y como quedan las emociones retenidas en nuestras retinas.

Sin daños a terceros con un amor que llevo muy dentro te digo te quiero,
para que en un suspiro me bebas de nuevo.

© Igna

viernes

MITOS

¡Silencio! Que llegó la muerte
y quiere tomarse un descanso la vida.

Ya se esta quitando sonrisas de encima,
tal desprecio, de melancolía…
Se siente cansada, entre tantos lamentos
que dejó caer, en pleno movimiento…
Sobre la tumba
Llenita de flores…
A sus pensamientos.

Cada quién perdió la agonía
y ella, a su vez… Estremecida entre estancias.
De gloria infinita.
Dios consagrado, que se lleva consigo la propia ironía…

Déme su mano, su pan, o su vino
Si tanto nos damos…No le importará darme de sus estíos.
Ni de sus panes ni de sus vinos.
Ni de sus males adormecidos…
Ni de su muerte…para dormirnos.

No, ¡No es que quiera morirme!…
¡A ver si me entiende! (Al dios infinito)
No quiero la muerte por astucia divina…
Pero no le temo a seguir dormido
Frente una vida…

Llena de mitos.

Tu estas en los cielos,
Ya ves, ¿Desde donde te escribo?
Santifiquemos, hijo mío
tu nombre y el mío.
Así moriremos ciertamente…
Tranquilos.

jueves

DE MENTE EN MENTE

Déspota… Prepotente mirada…
Imaginaria en la nada…
Cual retrato de angustia…
Entre tus manos…entrelazadas.
Súplicas…
Por algo incumplido…
Entre suspiros… Tal vez…
¿Perdidos? Caídos…ante mi espíritu incumplido.
Retrospecciones en el tiempo…
Sobaduras del infierno…
¡Que me aterra tu mirada!
¡Baja tu cara! …Para cobijarme en la almohada.
Y tú me dices: ¡Complaciente!
Entre tus venas… Perviven las apariencias…
Sobaduras de mi amargo sabor…
Entre la arena… De tus desiertos.
Y tú me miras:
Pena entre los muertos…
Que perduran eternamente…
Entre la gente…

De mente en mente.

Suplicando una salida…
Para meterse…
Cocaína…
¡Éxtasis por heroína!
Queriendo morir de nuevo…
… ¡Espinas!...
Como inyectando la morfina…
Desde este infierno…
Sucio…
Ruin…
Perdido…

Se cambia angustia por algún olvido.

© Igna