sábado

ROCES

Mi cuerpo se pudre…
Tu cuerpo me amarra…
Entre miradas…entrelazadas.

Mis piernas me fallan y
las tuyas me acompañan…
¿Señal de esperanza?

Mi vientre estremece…
El tuyo enloquece…
Pero no es capaz de perderme.

Mi pecho se enoja,
El tuyo… ¡demente!...
Roza el destino…descarado y prepotente...

Tus manos me agarran…
Las mías desprecian miradas…
Rajadas, mojadas.

Tus labios se acercan…mas cerca...
¡OH, tu aliento lo siento tan dentro!

No vengas, cariño, no vengas que muero.
No sufras mi vida, pues estoy aturdida…
No llores mi niño…no encuentro el camino…
¿Qué hago conmigo?

Mis ojos reflejan…reflejo de angustia.
Los tuyos no ven, ni sienten, ni mudan…
Los míos te miran...Pero no te encuentran...
¿Que hago contigo? ¡Maldita maleza!

Ayúdame vida…me veo perdida…
Ayúdame cielo…claro y sereno…
Ayúdame vida… que siento la herida.

Y si este dolor permanece…
Prefiero matarme a vivir…
Prefiero morirme a estar sin ti…
Porque sin ti, no soy mas que algo perdido…
En un sin vivir…

Muerte vil.

© Igna