jueves

INTENTOS

Me complacería enormemente día tras día ponerle nombre a todas las sensaciones que transitan por mi vida, a cada una de mis penas, a mis alegrías, reconocerlas al primer pensamiento, sin divagaciones guardarlas en lo más profundo de mis secretos, lo malo de todo esto, es que me temo que muchas de ellas se vayan transformando en cicatrices, o en quejosos lamentos, otras sin embargo serán la alegría el contagio y la fuerza para seguir viviendo, no es fácil lo sé pero nadie puede negarme el empeño.

Algunas de todas ellas no pueden guardarse con ese látigo que atosiga el sentimiento, porque de ellas las más agradables, las palabras, algunos versos, alguna canción suelta por el cajón de los recuerdos, las conversaciones abiertas de tanto en tanto, asoman a diario las fuerzas que invoco para intentar que sigas viviendo.
A veces me resulta imposible, creo que lo entienden, y
van pasando los días sin colocarle las etiquetas a los sentimientos. La realidad se confunde a menudo con los sueños.

No obstante continuaré en mi empeño, son tantos de nuevo los recuerdos…
© Igna