martes

PERMISOS

De tu piel mirada acechante
soy parte,
parte de ti el placer de mirarte;
oculto soy vivo para despojarte,
de ese sudor sobrante
esos poros que ocultas,
ocultan la música de un vaivén,
que no cesa.
Suena y no para hasta sangrarse
bailas en mi, sin cesar,
movimiento de escritura
circular como mis ojos,
bailan hasta saciarte
tinte indeleble que muere
en este mismo instante.
Que no soy:

Luz de tus ojos ni
tiniebla de un amor
jamás visto.
Todo invento en azahares.

Cavilando

@Igna

miércoles

COMPASES

Conoció una mujer
en plenitud de estudio,

el templo de Salomón se derrumbó,
dejando en pie el recuerdo
donde volver de tanto
en cuándo, le suponía
agradecimientos.
Comenzó a visitar el muro de sus tentaciones:
Su cuerpo.

Sin evadir los recuerdos,
se amontonan
como puñales se clavan,
a los compases; sueños.

Girando canta a la vida,
pensando donde quedaron
sus restos, donde se quedó
su templo.
Descubierto en el vacío,
sus instantes, y sus besos,
abandonó  sus sentires,
hasta llegar a la nada.

Y hoy nada
Le reclama.

Cavilando.

@Igna

domingo

DE CUENTOS Y CATARSIS

Miradas tristes, dolorosos silencios, ojos húmedos,
desengaño y años.
Se hizo de silencio
las vértebras desencajadas del cuerpo, dolorosas, y aún así
hablaba su "adentro" catarsis,
libretos amores y muertos.

Se mordía los labios pensando,
rogando tenerlo, alterada de cuerpo.

Cuando quiso asomar era tarde,
el amor cual campo yermo,
no pudo renacer,
reposaba en cementerio.

Cavilando.

@Igna

sábado

ALBERGUES DE LA NADA

En el ayer del tiempo
siempre quedó un hoy,
albergue de un mañana en precipicio; memoria sin falta de
olvido desordenado.

Resultó  ser fácil mirar al espejo, sentir el vacío,
vivir lo vivido,
quebrar el sentido.

Hoy de las fisuras del cielo escapan voces formando gritos.
¿Qué dirán de mi aquellos
que jamás me conocieron?
Aquellos que sólo imaginaron
mi cara al trasluz de unas letras opacas.
En el fondo del alma de
una estrella incompleta se observa:
Y rie y tiembla y llora
y me llama sin nombre,
mientras en silencio
evoco tu nombre rogando
que no acudas.

No soy yo tu nombre ni el hombre, ni  poeta.
Del paréntesis de esa agonía,
huérfana de olvidos.

Cavilando.

@Igna

viernes

ENTRENIEBLA

Sortea la noche los sueños
que no fueron,
tu silueta se figura entre la niebla, entre tinieblas.
Moldeas la juventud entre mis años;
perdidos en una identidad ausente, feliz de no haber sido;

Parte de tu parte,
ni labios de tus besos.

Cavilando.
@Igna

MI VERBO ABSTRAIDO

Soy del relámpago, trueno,  tormenta
margen de la raíz terrenal, ocaso distraído,
inesperado tal cual, agua que todo lo arrasa
ruido de una sociedad, silencio atormentado
armonía en reposo, su calma.
Verbo soy, y soy palabra, quema, hiere
y nunca mata, vocablo empedernido, sueño,
corazón que late y quema, ama,  yerra
 mi voz nunca ha sido palabra, rebeldía,
noche inquieta, párpado abierto,
pupilas agrietadas, fisuradas, molidas,
atormentadas, y ese contorno de mujer con su nombre
escondido entre las rocas, me persigue, me atrapa.
Sueño y entre sueño y sueño
párpados abiertos, te observo entrar en el lecho,
ese que  no compartimos, me desplazo al lado
del peso contrario de tu existencia, y no eres tú.
Del fuego soy su llama, esa que nunca se apaga,
de tu corazón un soplo, sin esforzarte
no se apaga el verbo, no siendo palabra,
ni se apaga la palabra muerte, si no siente
tu encuentro,  no existo sin ti,
y sin ti encuentro este vocablo impronunciable
de la existencia.
Cavilando.
@ Igna

Igna Safe Creative #0904020086825

miércoles

DÉJAME SER

Déjame que te vea
los pliegues de tu espalda:
Déjame que recorra
tus montes y tus escarpas,
que recorra contigo
los años que se escapan,
déjame que yo sea
los sueños que te embriagan.
Déjame, déjame,
que sea yo quien te quite
el óxido de tu alma.
La semilla que germine
tu flor más apreciada.
... y si no me dejas,
sé feliz con quien lo hagas.

Déjame ser tu rabia.

Cavilando.

® Igna
Igna Safe Creative #0904020086825

DERRIBOS AUSENTES

Químico de tu cuerpo
físico de tus curvas,
ha pasado tiempo,
sin olvidar las noches
que salieron al encuentro,
me encuentro hoy
más alto que nunca,
la vida no me pesa
ni los años que quedan,
de llegar a la meta
ausentando fantasmas
ausentes los miedos;
derrochando derribos
a ellos me debo,
siempre me levantan
sinceros sentimientos.

Digo vida
escribo muerte,
siento.
Sintiendo vivo
una soledad ausente
que siempre acompaña
en la flor del recuerdo.
Me levanto de nuevo
me encuentro a la vida
buscándome de nuevo.

Cavilando.

       © Igna

Igna Safe Creative #0904020086825